Seleccionar página

QUÉ ES

Nombre de la red
Red Iberoamericana de Investigación en Políticas, conflictos y movimientos urbanos

Campos disciplinares
Urbanismo (geografía urbana, antropología urbana y sociología urbana); sociología, antropología y geografía de los movimientos sociales.

Propósitos y objetivos
-Promover la investigación sobre procesos y conflictos socio-espaciales en la ciudad contemporánea, y su relación con los movimientos sociales y las políticas urbanísticas.
-Difundir en el ámbito iberoaméricano las discusiones y los progresos en el conocimiento sobre los temas de investigación objeto de la red, atendiendo a la especificidad de los procesos y las instituciones urbanas en este ámbito geográfico y cultural.
-Promover la incorporación de estos conocimientos a los programas oficiales de investigación y enseñanza universitaria, en especial a los programas de posgrado.
-Desarrollar eventos y reuniones académicas que favorezcan en intercambio entre investigadoras e investigadores del ámbito iberoamericano especializados en las temáticas objeto de la red.
-Promover la creación de publicaciones conjuntas de los miembros de la red: artículos, números especiales en revistas científicas y libros en editoriales especializadas en ciencias sociales.

Presentación
Los estudios urbanos gozan de una vitalidad notable en la actualidad. Su posición privilegiada se debe a varias características de esta área temática. En primer lugar, cuenta con un carácter interdisciplinar, con conexiones con la geografía, la arquitectura, la antropología, la sociología y las ciencias políticas, lo que coincide con los llamados en las ciencias sociales actuales a trascender la excesiva compartimentación de las disciplinas. En segundo lugar, cuenta con un objeto de estudio muy preciso, el espacio urbano, que encaja bastante bien con el auge de los llamados a privilegiar los estudios comparativos y evitar las generalizaciones espurias. Finalmente, encuentra una utilidad inmediata en el análisis, diseño y aplicación de políticas, tanto desde la administración del Estado como desde la sociedad civil: movimientos sociales, ONGs, sindicatos, etcétera.
Los estudios urbanos contaron con un auge notable en los años setenta del siglo XX, pero han mantenido el interés y han tenido una cierta renovación temática en las últimas décadas. Esto cuenta con su propia especificidad en el ámbito hispanoparlante. Hay diversas razones para ello.
El rescate y replanteamiento de los escritos de Henri Lefebvre en la última década ha tenido un impacto notable. Sus ideas sobre el espacio como mediación fundamental de la sociedad y su lema del derecho a la ciudad están muy presentes en los estudios urbanos pero también en los documentos de política urbana actuales y en el imaginario de los movimientos sociales. Por otro lado, la traducción de su obra cumbre La Producción del Espacio en 2013 por primera vez al castellano, se tradujo en una notable difusión de sus ideas y en la proliferación de grupos de lectura e investigación sobre sus ideas sobre espacio y política, muy especialmente en algunos países como México o Chile. Cabe señalar que el derecho a la ciudad se ha constituido como una orientación para la acción, el debate y la reivindicación de políticas sociales y urbanas que ha sido apropiado y resignificado por numerosos movimientos sociales en ámbitos nacionales y regionales- desde los tempranos 90 y a lo largo del nuevo siglo- instalándolo en la agenda de diversos foros internacionales gubernamentales y no gubernamentales (Asamblea Mundial de Pobladores de 2000, Habitat III, entre otros) y gestando iniciativas como la Carta mundial del derecho a la ciudad.
El auge del estudio de los movimientos sociales desde una perspectiva socio-espacial no deja de estar relacionado con la recuperación de Lefebvre, pero también con la propia evolución de los estudios sobre movimientos sociales y el influjo del giro espacial de las ciencias sociales, que ha dado lugar a notables avances en esta temática, destacando los trabajos recientes de Michael Nicholls (Nicholls, Miller, Beaumont, 2013). En América Latina, pero también en el sur de Europa, ha tenido un notable auge el uso de conceptos geográficos, como escala, lugar y territorio, aplicados al estudio de los movimientos sociales (Roca, Martín y Díaz, 2017; Composto y Navarro, 2014; Rodríguez; 2016; 2011).
Finalmente, los estudios sobre las actuales tendencias del urbanismo y su efecto sobre los procesos socio-espaciales han tenido un notable auge precisamente en la última década, con la proliferación de estudios sobre las nuevas formas de producción y transformación del espacio urbano: urbanizaciones cerradas, regeneración de centros urbanos, gentrificación, turistificación, etcétera (Cocola, 2016; Delgadillo, Díaz y Salinas, 2015). Procesos conflictivos, vinculados al desarrollo de políticas urbanas concretas, que han movilizado a organizaciones sociales, administraciones locales y otros agentes y que demandan análisis y soluciones a los que debe contribuir la academia.
Todas estas cuestiones han tenido una cierta difusión y centran la atención de un número creciente de investigadores. Sin embargo, la producción a día de hoy es a menudo dispersa y el debate escaso. La constitución de la red permitiría cubrir un vacío en cuanto a este tipo de instituciones que atiendan a la especificidad del espacio iberoamericano, fomentando el debate y el intercambio entre los investigadores.
Esta red sobre política, conflictos y movimientos urbanos, combina el interés por difundir ideas y discusiones sobre estas temáticas independientemente de su origen, con una preocupación por evitar la generalización espuria y el efecto negativo de las modas académicas, atendiendo a las especificidades de contextos concretos, en este caso el ámbito Iberoamericano. La consititución de la red se hizo oficial en diciembre de 2018, partiendo de 25 investigadoras e investigadores de un total de 14 Universidades vinculadas a la AUIP en 11 países iberoamericanos (además de cinco investigadores más que forman parte de instituciones no vinculadas a la AUIP), con una orientación temática en común al mismo tiempo que cubren una diversidad de disciplinas (antropólogía, arquitectura, geógrafía, sociólogía y politólogía).